RECUERDOS Y RECONOCIMIENTOS A FELIX RODRIGUEZ DE LA FUENTE

“El hombre es un poema tejido con la niebla del amanecer,

 con el color de las flores, con  el canto de los pájaros,

 con el aullido del lobo y el rugido del león”.

                        (Félix Rodríguez de la Fuente).

 

(En memoria del inefable naturalista que perdimos el 14 de marzo de 1980. Cuando en TVE conmemora el Treinta Aniversario de su pérdida “en accidente”).                                                                                                     

Se abrazó a la tierra, escuchó latir la vida

sintió expandir su pecho... y le dio sus besos.

 

Luego:

Voló con las alas imaginativas de un velero.

Escuchó mil veces el grito del águila,

corrió, jugó y aulló con sus lobos.

Cantó con los trinos de ruiseñores,

los silbidos de los búhos...

 

Llevó:

        - conscientemente la utopía-

más allá del cielo... y nos contagió,

aún siendo médico: ¡bienhechora enfermedad!

con  tenacidad sus principios de ecología

que eran sus sueños y anhelos.

 

Dedicó toda su vida a estudiar,

enseñar, a amar la naturaleza, rodó, rodó...

centenares de series legó. ¡Son maravillas!

traducidas a quince idiomas.

Al caer su helicóptero

-en lo que más amaba-

encontró su muerte

mientras rodaba una serie en Alaska.

¡El fatal accidente sobrevino cuando

pergeñaba una serie sobre los abusos

del planeta y “el cambio climático”!.

 

ã Manuel-Roberto Leonís,Orihuela, marzo 2010